sábado, 18 de junio de 2011

Historia,Origen,Taxonomia ,Derivados

                 

          Año del Centenario de Machu Picchu para el Mundo

                          UNIVERSIDAD PRIVADA " SAN JUAN BAUTISTA"
                                       
                                                                                                                                                       


Historia y origen del kiwi
El kiwi, llamado en principio "yang-tao" o "uva espina china" es originario de China, aunque se relaciona con el país al cual llegó hace casi un siglo para convertirse en todo un símbolo nacional llegando incluso a adoptar el nombre de un ave no voladora autóctona de la isla.
Desde Nueva Zelanda, posteriormente se extendió su cultivo a otras latitudes, llegando a países como España, Italia y Francia, principales países productores en Europa.
Los kiwis crecen en forma de racimos, en unas plantas trepadoras, propias de climas templados, que recuerdan a las vides. Se trata de un fruto de forma ovalada con piel marrón cubierta de una fina pelusa que encierra en su interior una pulpa verde brillante y diminutas semillas negras comestibles
Estos frutos pesan, aproximadamente entre 50 y 90 gramos. Su aroma es suave y su sabor dulce y ligeramente ácido, lo que hace de él una fruta singular
Taxonomia
Reino: Plantae
División: Magnoliophyta
Clase: Magnoliopsida
Género: Actinidia Lindl.
Especie: Actinidia deliciosa
Familia: Actinidiaceae
Orden: theales
Nombre común: kiwi
Nombre científico: Actinidia chinensis

                   Morfologia
Hojas: Alternas, simples, largas redondas y caducas. La parte superior de la hoja presenta un intenso color oscuro y el envés de color verde más claro, con tonos marrones y presencia de vellosidades. El limbo tiene el borde dentado y el tamaño de la hoja está comprendido entre 10 a 30 cm.
  • Flores: En inflorescencias cimosas. Son flores hermafroditas o unisexuales, hipóginas con 5 sépalos y 5 pétalos, siendo el color de los pétalos blanco crema. Las flores hermafroditas presentan aparato sexual femenino (ginoceo) y masculino (androceo). Ginoceo formado por un ovario súpero, de simetría radial. Androceo formado por multitud de estambres de 150 a 160, en las flores masculinas, siendo más baja la cantidad de estambres en las femeninas.
  • Fruto: El fruto normalmente es una baya o una cápsula loculicida. Es grande elipsoidal, piel parda con vellosidades en toda su totalidad. De pulpa verde color esmeralda que contiene numerosas semillas muy pequeñas. La maduración de la fruta es a principios de abril.

    Su tamaño es similar al de un huevo grande y pesa aproximadamente 80 gramos, según la variedad de que se trate

    La pulpa se encuentra alrededor de la columena central, ésta última tiene un grueso variable y las dos partes son comestibles una vez que el fruto ha alcanzado su madurez. La pulpa tiene un color verde esmeralda y está repleta de pequeñas pepitas de color negro, dispuestas en forma de círculo.
VARIEDADES DEL  KIWI

Existen más de 400 variedades de kiwi de las cuales destacan dos:

 Hayward
 Es la variedad más conocida y solicitada en los mercados. Presenta un tamaño que puede llegar hasta los 100 gramos, un exquisito sabor e inmejorable calidad.

 Gold
 Exteriormente es muy parecida al kiwi normal pero su piel, de color oro oscuro, no está recubierta por ningún tipo de pelusa. Su pulpa ofrece un atractivo color amarillo y su sabor es dulce, con un ligero toque cítrico, y el aroma recuerda a una mezcla de mango, melocotón y melón.
Los kiwis no son frutas propias de una estación, sino que desde hace tiempo pueden cosecharse a lo largo del año. El kiwi es una fruta que sigue su proceso de maduración después de ser recogida del árbol, sin pérdida de sus cualidades, lo que facilita mucho su manipulación y transporte.


 ALMACENAMIENTO

Permita que el kiwi se madure por 3 a 5 días a la temperatura ambiente. Si es necesario, el kiwi maduro se puede guardar en la refrigeradora hasta por 7 días. Si se tienen que conservar por más tiempo, póngalos en una bolsa plástica en la refrigeradora hasta por 2 semanas. La bolsa plástica ayuda a reducir pérdida de humedad de manera que el kiwi se conserva fresco por más tiempo.
Valor nutricional


VALOR ENERGÉTICO Y NUTRITIVO
DE 100 G DE KIWI
Kilojulios 
195
Kilocalorías
46
Proteínas
1 gr
Grasas
0.6 gr
H. de Carbono
8.5 gr
Fibra mineral
3.2 gr
Ca (Calcio)
40 mgr
P (Fósforo)
31 mgr
Fe (Hierro)
0.5 mgr
Na (Sodio)
4 mgr
Caroteno
370 mgr
Vitamina  A
370 mgr
Vitamina B1
17 mgr
Vitamina B2
50 mgr
Vitamina B3
410 mgr
Vitamina B6
120 mgr
Vitamina C
70 mgr
Vitamina E
930 mgr
K (Potasio)
295 mgr
I (Yodo)
330 mgr
Mg (Magnesio)
15 mgr
agua
 83%
potasio
 300 mg


Propiedades Nutritivas
Su componente mayoritario es el agua. Es de moderado aporte calórico, por su cantidad de hidratos de carbono. Destaca su contenido en vitamina C; más del doble que una naranja, y vitaminas del grupo B, entre ellas el ácido fólico.
Así mismo es rico en minerales como potasio, magnesio y fibra, soluble e insoluble, con un potente efecto laxante.
 La fibra mejora el tránsito intestinal. La vitamina C interviene en la formación de colágeno, huesos y dientes, glóbulos rojos y favorece la absorción del hierro de los alimentos y la resistencia a las infecciones.
 El ácido fólico colabora en la producción de glóbulos rojos y blancos, en la síntesis material genético y la formación anticuerpos del sistema inmunológico. El magnesio se relaciona con el funcionamiento de intestino, nervios y músculos, forma parte de huesos y dientes, mejora la inmunidad y posee un suave efecto laxante
. El potasio es necesario para la transmisión y generación del impulso nervioso, para la actividad muscular normal e interviene en el equilibrio de agua dentro y fuera de la célula.
El kiwi es fruta con un alto contenido en agua y fibra, pero fundamentalmente destaca por su elevado contenido en vitamina C y E.
- Energía y macronutrientes . El kiwi es poco calórico, unas 54 Kcal por cada 100 gramos de fruta. Aporta una cantidad moderada de hidratos de carbono en forma de azúcares (12%), un 1% de proteínas y 0,5% de grasa.
- Fibra. Proporciona cantidades importantes de fibra soluble, que ayuda a normalizar los niveles de colesterol y facilita el tránsito intestinal, evitando el estreñimiento.
- Vitaminas. El kiwi es una excelente fuente de vitamina C. Un solo kiwi cubre de sobra las necesidades diarias de esta vitamina tanto para un adulto como para un niño. También es rico en vitamina E y ácido fólico, llegando a cubrir un 9% y un 20% de las necesidades diarias de estas vitaminas, respectivamente.
De esta manera, el kiwi refuerza el sistema inmunitario, que defiende al organismo, previene de posibles infecciones (resfriados y gripes, entre otros), y favorece la absorción del hierro (por su riqueza en vitamina C).
También protege a las células del proceso de envejecimiento (por su contenido en vitaminas C y E) y ayuda a prevenir malformaciones fetales (por su destacado contenido en ácido fólico) por lo cual resulta muy recomendable en mujeres embarazadas.
- Minerales. Entre su contenido mineral, destaca el potasio, el magnesio y el cobre . Una sola pieza cubre el 10% de las necesidades diarias de magnesio.
El kiwi es rico en luteína, al igual que el huevo y otras frutas y verduras (espinacas, brócoli, acelgas). La luteína es un pigmento de origen natural (carotenoide) que actúa como un filtro de las radiaciones solares .
Defiende a la vista frente a algunos de los efectos dañinos del sol, y actúa como un antioxidante, que protege la vista del daño producido por el efecto de los radicales libres implicados en el envejecimiento y desarrollo de enfermedades degenerativas.
Numerosos estudios científicos relacionan la luteína con la prevención del cáncer, enfermedades cardíacas y degeneración macular relacionada con la edad y cataratas, ambas causas importantes de ceguera.
En lo que se refiere al metabolismo de los hidratos de carbono, ayuda en su regulación, actuando como un buen reconstituyente general, tonificador del cerebro, y evita la aparición de la anemia.
En esta ocasión concreta nos vamos a detener en su contenido en vitamina C, dado que es tan alto que interviene de forma muy activa en la defensa contra las enfermedades infecciosas, como pueden ser la gripe y los resfriados
Su Mejor Epoca
Esta fruta, al madurar en invierno, aparece en el mercado a partir de octubre y se mantiene en perfectas condiciones hasta mayo. Sin embargo, otras variedades como el kiwi procedente de Nueva Zelanda, también pueden consumirse desde finales de mayo hasta principios de noviembre.
Cómo Elegirlo
A la hora de comprar esta fruta, hay que elegir ejemplares intactos y sin manchas. Se deben descartar los kiwis muy blandos o dañados porque tienen menos sabor o sabores extraños. El tamaño no influye en la calidad del fruto. En un lugar fresco, el kiwi puede conservarse durante mucho tiempo siempre que esté protegido contra la deshidratación, por ejemplo con bolsas de uso alimentario. Si lo conservamos a temperatura ambiente, nos aguanta hasta 15 días; si lo refrigeramos, un mes y si lo congelamos, hasta 6 meses. Si se desea que vayan madurando, se los dejará a temperatura ambiente. La maduración del kiwi es muy lenta, pudiéndose acelerar si los introducimos en bolsas junto con manzanas o peras, que desprenden etileno. De este modo, se obtienen los kiwis en su punto de sazón en cuestión de 8-10 días.
Derivados del kiwi
Kiwis Rellenos de Queso Tierno
porciones 4
tiempo 30´
Ingredientes
- 10 kiwis
- 125 gramos de queso tierno
- 1 cucharadita de pimentón dulce
- pimienta negra molida y sal
- 5 cucharadas del zumo de 1 limón
- 9 cucharadas de aceite de oliva virgen
- 6 cucharadas soperas de aceite y sal
Preparación
Quitar o cortar las puntas de los kiwis. Con un vaciador, sacar la parte central de la pulpa y reservarla para la salsa. Mezclar bien el queso tierno en trocitos machacados, el pimentón y la pimienta. Tiene que quedar homogéneo. Para preparar la salsa, triturar bien la pulpa extraída de los kiwis y mezclarla con el jugo de limón, el aceite de oliva y la sal. Rellenar los kiwis con la mezcla, pelarlos y cortarlos en rodajas de unos dos centímetros. Presentar en una fuente y rociar con la salsa. Se sirve frío.
Coctel de kiwi
Ingredientes:
  • 3 kiwis
  • 1 limón
  • 100 g de azúcar o su equivalente en sacarina
  • 500 g de agua
Preparación:
Pela los kiwis y el limón, asegúrate e haber retirado del limón todo lo blanco y todos los pipos.
Vierte todos los ingredientes en al vaso de la Thermomix y programe 2 minutos a velocidad 5-7-9 progresivo. Introduzca el cestillo en el vaso, sujételo con la espátula y vierta el zumo en una jarra con los cubitos de hielo.
 EXIGENCIAS CLIMÀTICAS
EXIGENCIAS EN CLIMA.
El kiwi debe ser plantado en zonas de clima templado, debido a que es un cultivo de naturaleza subtropical. Al igual, debe estar protegido de vientos dominantes que puedan reducir el anclaje del árbol, así como la actividad de las abejas para la polinización o destrucción de su porte arbustivo.
Su temperatura óptima alrededor de 25-30ºC y una humedad relativa suficientemente alta que oscile sobre el 60%.
Se recomienda un aporte de agua en fechas de actividad vegetativa sobre todo en los meses de junio a octubre con una cantidad aproximada de 1000 mm2/m cada mes.
Hoy en día para el cultivo de kiwi no se abastece las necesidades de agua mediante pluviometrías ya que éstas no son distribuidas uniformemente a lo largo del año ni suficientes, por lo que esto conlleva a la aportación de aguas de riego suministrando una cantidad de 2000 m3/ha.
Se utiliza el sistema de riego de microaspersión con baja presión.
 EXIGENCIAS EN SUELO.
El cultivo del kiwi necesita de suelos profundos que estén bien drenados , permeables y ricos en materia orgánica.
Es un cultivo muy sensible a la asfixia radicular lo que se debe de tener se en cuenta cualquier labor que evite el encharcamiento de agua en el terreno. Labores empleadas para este problema es el empleo de tubos porosos enterrados, apertura de zanjas, etc.
Nos podemos encontrar con varios tipos de suelos:

-Suelos con estructura continua: tienen un porcentaje de arcilla superior al 25%, la masa es arcillo-limosa compacta.
-Suelos con estructura fragmentaria: Son los que presentan elementos de gran tamaño en el terreno como son grava pizarra, cantos, rodados, areniscas.
-Suelos ligeros: Formados por mas de 60% de arena. Son suelos que presentan mayor dificultad, ya que no se mantiene un nivel de humedad adecuado. El agua no se retine en el terreno.
Los suelos ideales son los franco arenosos, sin presencia de cloruros debido a que el kiwi muestra cierta sensibilidad a los mismos, pH entre 6-7 y poca presencia de cal.
ELECCIÓN DEL MATERIAL VEGETAL.
VARIEDADES.
Algunas variedades destacan con buenos resultados, ya que se adaptan a las condiciones de clima y suelo apropiadas de las zonas donde se cultivan. Estas variedades internacionales son: Kaquiara II y MG-6 con fruto de agradable sabor y pulpa color esmeralda.
En las plantaciones españolas las variedades utilizadas es la denominada "Actinidia deliciosa" que procede del cultivar Hayward.
Existen clones como son, Hayward K, Hayward 8 y Top Star que dan una vegetación más densa y los frutos están desprovistos de vellosidades.

Existen otros cultivares de menor importancia por dar unos frutos de pequeño tamaño, entre ellas. Monty, Abbot, Bruno, Kramer, Blake.
Tomuri es de floración similar a Hayward pero con bajo porcentaje de floración, mientras que Matua es de una larga floración y con gran porcentaje de cuaje de flor, pero con el inconveniente de no soportar bajas temperaturas.
PATRONES
Los patrones utilizado es la planta de semilla de Hayward.
 PRÁCTICAS CULTURALES.
PREPARACIÓN DEL SUELO.
Se realizan una serie de labores previas en el terreno. Entre ellas las labores empleadas para la nivelación del mismo con la maquinaria apropiada y eliminando las malas hierbas que afectan de forma negativa al cultivo. También es recomendable realizar un abonado de fondo para la nutrición y fertilización. Se recomienda un análisis de suelo para hacer un aporte de abonado de forma más exacta, recomendando unas dosis de 300-500 kg/ha de sulfato de potasio como abonado superficial, antes de realizar las labores más profundas. De abonado de fondo se realizan dosis de 75 a 95 Tm/ha con abundante materia orgánica bien fermentada (estiércol), el más apto es el estiércol de vaca fermentado. El abonado de fondo además de aportar una estructura esponjosa al suelo lo prepara para asimilar los abonados inorgánicos que posteriormente se le suministren. La eliminación de malas hierbas, con mayor control, se realiza mediante el uso de herbicidas.
ESTRUCTURAS DE CONDUCCIÓN.
El kiwi es un cultivo que necesita de estructuras de conducción, también llamadas soportes, para su desarrollo vegetativo. Estas estructuras son normalmente metálicas, alambres. El sistema más utilizado de conducción es el " Sistema en T " también llamado en cruceta y consiste en utilizar unos postes en forma de T unidos unos con otros por 3 alambres. En estos alambres es donde se van a apoyar las plantas que cuelgan de en medio de cada postes. Se encuentran a una altura aproximada de 1.6 a 1.8 m. Necesitan también de unos tutores para guiarlas hacia la parte superior del emparrado de alambres, estos tutores pueden ser cualquiera de los existentes en el mercado, cordones, estacas de madera etc.

 SISTEMAS Y MARCOS DE PLANTACIÓN.
Se utilizan marcos de plantación de 4-5 m de ancho entre calles y una distancia de árboles de 3-5m , todo esto para el sistema de conducción en T o cruceta. Los árboles machos se colocan en filas alternos cada 5 árboles hembras.
Se pretende con el tiempo de aumentar la población en este tipo de explotaciones de forma más intensiva, por lo que se sustituyen los machos por hembras y la poda de formación se realiza a un solo brazo.

El marco de plantación se realiza después del laboreo del terreno y de la instalación del sistema de conducción, así como las instalaciones necesarias para el riego.
La época de plantación se desarrolla en los meses de noviembre hasta febrero.
Los marcos de plantación bienen a ser de 5x5, 4x5, 4x4 y 3x3, dependiendo del tipo de variedad utilizada o de las técnicas de producción adoptadas.
PODA
Debe de realizarse una poda formativa en invierno para guiar la forma de la planta, como desarrollo de un tronco y dos brazos laterales que cubran por completo la distancia de los alambres. La poda de fructificación se realiza dos veces al año una en invierno y otra en verano. La de invierno se deja por cada metro de alambre 3 ramas laterales bien desarrolladas de 20 a 23 yemas.

La poda de fructificación de verano también llamada poda en verde, lo que pretende es mejorar la ventilación e iluminación para ello, se eliminan los chupones y ramas enrolladas o secas, flores marchitadas, aclareo de frutos, etc se trata también de una poda de limpieza. Se realiza esta poda dos veces, antes y después de la floración en los meses de abril y junio.

El aclareo debe realizarse uno al inicio de la floración y otro después de la misma. En el primer aclareo se eliminan aquellas flores marchitadas, deformes, haciendo una selección de los mejores cuajes florales. En el siguiente aclareo se eliminan los frutos mal cuajados, mal polinizados, etc. Este aclareo se hace justo después del cuaje de la flor.
El aclareo puede realizarse de forma manual o bien mediante productos químicos.
 POLINIZACIÓN DEL KIWI.
Se realizan bastantes estudios sobre la polinización del kiwi por varios países teniendo en cuenta una serie de puntos como es: la polinización manual, la hora de liberación del polen y la influencia de la polinización anemófila, etc... con el fin de incrementar el tamaño del fruto.
Como resultado de los estudios realizados se llega a la conclusión de que la aplicación de polen es capaz de incrementar el tamaño del fruto hasta un 20% y que el polen suspendido en el aire sobre las 13 y 17 horas es cuando mayor cantidad se colecta, por lo que la polinización anemófila responde adecuadamente en el peso del fruto y en las semillas fecundadas.
 RECOLECCIÓN Y ENVASADO.
La producción del kiwi se desarrolla partir del tercer año de plantación, obteniéndose mejores cosechas a partir del séptimo u octavo año productivo.

El fruto se recolecta a mediados de octubre y principios de noviembre en España .Se recomienda la recolección del fruto cuando alcance de 7 a 8 grados Brix. Estos frutos no son comestibles inmediatamente después de su recolección, sino cuando posean una ligera blandez al tacto. Posteriormente a la recolección, los frutos se almacenan en cámaras frigoríficas para su conservación hasta los meses de junio, donde van a ser exportados a países de la unión europea.
Para la conservación del kiwi necesita un punto de congelación comprendido entre -2ºC y -2.5ºC. Una conservación muy prolongada puede llegar a un marchitamiento de la pulpa del fruto, por lo tanto la humedad relativa debe de mantenerse superior al 95%. También se tiene en cuenta en las cámaras de conservación la composición de la atmósfera. Con unos valores de 2-3% de oxigeno y 3 a 6% de dióxido de carbono. Estos dos gases mantienen la dureza del fruto. En el caso de que se eleve la concentración de CO2 y se tenga una concentración de oxigeno del 2% se produce unos efectos con los siguientes síntomas:

- Síntomas externos: En el área apical del fruto aparecen unas coloraciones amarillentas del tejido que van avanzando hasta la parte central.
- Síntomas internos: desaparece la coloración blanca de los radios parenquimáticos del mesocarpo.
El envasado del fruto se realiza en cajas de cartón para un mejor transporte y presentación del mismo. 
FERTILIZACIÓN
Para una buena fertilización se requiere previamente realizar un análisis de suelos y otro foliar, para una mejor aportación de dosis de abonado. Este cultivo es exigente en cuanto a nutrientes, siendo los más necesitados N, P y K. Las dosis suelen ser de 70 a 150 unidades de fertilizante de N, 40 a 120 unidades de P2O5 y 160 a 250 unidades de K2O.
Se irá abonando con nitrógeno hasta su entrada en producción, ya que el nitrógeno es el elemento que contribuye a un buen desarrollo vegetativo de la planta. Posteriormente una vez alcanzada la plena producción se aplica NPK aumentando consecutivamente las dosis
 PLAGAS Y ENFERMEDADES
El cultivo del kiwi se ha mostrado muy resistente a plagas y enfermedades, de forma que no presenta ningún problema fitosanitario que cause perjuicio comercial.
No obstante, comienzan a aparecer las primeras enfermedades no de forma habitual, como el caso de Botrytis cinerea.
 HONGOS
Botrytis cinerea: es un hongo que dependiendo de su capacidad de inoculo puede causar pérdidas durante el almacenamiento del fruto, o por una mala ventilación o lluvias dentro de la plantación. Llamado también moho gris, este hongo ataca en periodo de floración en tiempo húmedo pasando de las flores al fruto joven produciéndose deformaciones y la caída de estos en cantidades bastantes considerables.

Los órganos más colonizados por este hongo son los pétalos florales, sépalos, pedúnculo de la flor y el ovario. Para prevenir se aconseja un tratamiento antes de la recolección con Thiram, Captan y otros fungicidas.
El tratamiento de este hongo durante la conservación del mismo se trata con fitosanitarios como Beromil, Vinclozolina, Iprodina, Procimidona

La Botrytis, también se trata con Fulpet, Captafol, y Glicofeno.
Phytophthora cinnamomi y Armillaria mellea causan enfermedades en aquella zona del cultivo donde halla retención de agua.
Pseudomonas marginalis causante de la caída del botón florres

 NEMATODOS

Atacan a las raíces de actinidia dando lugar a la podredumbre de la raiz. Estos parásitos penetran por las raíces produciendo malformaciones en ellas y en la parte aérea de la planta una presencia de retraso en producción, amarilleo de las hojas y por consiguiente muerte de la planta. Los nematodos que afectan al kiwi son tres: Meloidogyne hapla, M. Arenaria, M. Javanica. Su prevención debería ser mediante el estudio de un análisis de suelo en cuyo caso debe de procederse a la infección del suelo. Los productos utilizados son Profos y Tionacina para desinfección del terreno.
 INSECTOS
Los insectos del género Eulia son los más peligrosos para actinidia. Atacan por las hojas y el fruto. Por éste último las larvas hacen sus galerías sobre la epidermis lo cual pierde su valor comercial, lo deforman y producen una caída precoz. Se tratan con insecticidas cuando los daños son considerables, con una primera aplicación durante la caída de los pétalos y cada 25 a 30 días volver a repetir la operación.
Pseulacaspis pentágona (cochinilla blanca del melocotonero) afecta a los peciolos de las hojas y frutos produciendo una deformación del fruto y también la formación de costra en los troncos de actinidia más viejos. Su tratamiento es con aceite mineral blanco 2.5 Kg/hl y el Metidatión.

Empoasa vitis produce necrosis en el limbo sobre el margen foliar de las hojas.
 ANIMALES
Conejos causan daños importantes en las plantaciones debido a que roen el cuello y tronco de las plantas. La prevención que hay que tener en cuenta es proteger a la planta con una malla de unos 50 cm de altura

1 comentario: